Como señalaba nuestra Violeta Quevedo “No puedo dejar de sorprenderme” diariamente reviso los periódicos y vuelvo a comprobar que aquello de “una imagen vale mas que 1000 palabras” no es mas que una afirmación auto complaciente de nosotros los fotógrafos.

Los artículos que aparecen en los diarios y revistas del mundo generalmente aparecen con la firma de su autor, las fotos raramente. Quienes se atribuyen la autoría son los señores: AFP, Magnum, Agencia Uno, EFE, Archivo, Getty, etc.

No quiero desconocer la gran labor que realizan las agencias, pero creo que debieran, al anotar la autoría de las imágenes que administra, poner el mismo celo que a la hora de cobrar los honorarios.

Finalmente, los que mueren en los frentes de batalla o son arrastrados los los carros lanza agua son Robert, Gerda, Rodrigo, Jeroen, Leila, David, Osama y un largo etcétera difícil de rastrear y enumerar porque sus nombres no fueron publicados.

Pero no solo son las agencias y los medios quienes nos ignoran. Ninguna foto publicada por el Consejo Nacional de la Cultura y de las Artes e la República de Chile indica quien es su autora o autor.

Recién me entero, también, que el Consejo Regional de la Cultura de Valparaíso se dedica a fotografiar. No es invento mío en la edición del 22 de junio de 2017, en El Mercurio de Valparaíso (“El diario más antiguo de lengua castellana”) se publica un reportaje fotográfico sobre Los “Pueblos originarios celebraron una nueva vuelta al sol”. Las fotos están firmadas por Consejo Regional de la Cultura. Desde aquí quiero invitar a tan distinguido colega a tomarnos un trago para celebrar la calidad de sus fotos.

Solo queda una reflexión: la fotografía no solo no vale 1000 palabras sino que, para la sociedad y el estado, vale nada…. o casi nada, para ser justos.

Compartir: