El precio de una foto puede alcanzar valores realmente estratosféricos dependiendo de factores que no tienen nada que ver ni con la calidad de la misma, ni por su posible “valor artístico”, ni por la fama que haya alcanzado su autor.

Esta foto de “Billy the Kid”, que llegó a ser reclamado “Vivo o Muerto” con una recompensa de 5000 dólares, hoy podría estar costando más de 5 millones.

Su sorprendido propietario compró este ferrotipo en un “Feria de las Pulgas” por solo 10 dólares hace 6 años. Cuando vio que la imagen de Billy jugando croquet se había subastado en 5 millones, comparó las imágenes y descubrió el tesoro que tenía.

Algo que llama la atención es que en la foto también aparece Pat Garret, su amigo y compañero de juergas y correrías, quien, reconvertido en Sherif logra cobrar la recompensa dólares tras matar a Billy.

Eso vale una foto: la historia y el cuento que hay tras ella.

Ver más información

Compartir: